fbpx

La crisis del COVID19 es la historia de un ‘catalizador’ que ha agilizado la entrada definitiva en recesión para el conjunto de la Economía Global, una recesión largo tiempo anunciada, ya que, hace al menos un par de ejercicios (2018), los datos de desempeño económico apuntaban a una desaceleración importante de los mercados. 

CheckToBuild (C2B, en adelante) ha nacido como start-up (cuarto trimestre del 2019) en este contexto de incertidumbre, un valor que vino para quedarse ya desde la crisis de las ‘puntocom’ en 2001. Precisamente, nuestra propuesta de valor pretende atenuar al máximo las implicaciones de Coste y Plazo aparejadas al factor Riesgo, hoy potenciado en el sector Construcción por la volatilidad de un mercado internacional, cada vez más interconectado -globalización y digitalización-.

El Equipo de C2B ya era conocedor, en su etapa de pre-semilla, de un rumor a voces: desde comienzos de 2019, tras cuatro años de bonanza (2014-2018), se registraba una pérdida sensible de población activa en el sector de Edificación Residencial y se deban abundantes concursos (empresa mediana), con un impacto también severo en los subcontratistas (menos de 10 empleados), los auténticos ejecutores de las obras. 

COVID19 significa la puntilla a un proceso que tiene su punto de partida en la crisis financiera de 2008, cuya supervivencia supuso para los contratistas la aceptación de trabajos de poco margen, antes que la opción de desaparecer del mercado de Construcción. Por lo tanto, COVID19 aparece (8 marzo, 2020) en un escenario en el que precio de la vivienda ya había tocado techo (enero y febrero, 2020).

C2B conoce ya las primeras impresiones de los Gestores de Empresas de AEC (Architecture-Engineering-Construction) en los primeros 15 días de la crisis COVID19 (marzo 11-25, 2020; ver gráfico inferior): (i) hay un gran miedo a la recesión global (sensación que traemos prácticamente desde la crisis de la Deuda Soberana de Grecia-UE); (ii) hay una gran preocupación con las finanzas operativas (capital circulante); y, (iii) hay una especial sensibilidad a la pérdida de Clientes o de su confianza (contratos). Estas tres máximas preocupaciones son lógicas cuando COVID19 ha implicado la ‘parada técnica’ de la economía productiva por motivos sanitarios.

Nuestro análisis es que los actores del sector AEC han ideado un conjunto de medidas de contingencia para la respuesta más temprana posible a COVID19 en aspectos ligados a los ámbitos táctico y operacional, para un escenario de muy baja actividad y demanda: (i) refuerzo de la coordinación con subcontratistas; (ii) reevaluación del Caso de Negocio (rentabilidad por flujo de caja) de los proyectos en curso (suponiendo un escenario de baja facturación); (iii) repriorización de inversiones y redefinición de presupuestos; (iv) desinversión de activos poco rentables; y, (v) revaluación de fuerza laboral disponible y sus costes.

Detectamos que no pocas de las medidas que va a ser puestas en práctica para contener a COVID19, acabarán consolidándose definitivamente en el sector. Dichas medidas juegan a favor de nuestra visión del proceso de gestión inteligente del Proyecto de Obra, bajo marco BIM, basado en datos a tiempo real y su visualización dinámica. Nos obsesiona ofrecer a nuestro Cliente un servicio realmente práctico que mejore su Conocimiento del proceso de Ejecución y, por tanto, se sienta seguro en su Toma de Decisiones. Damos ejemplos de medidas anti-COVID19 que marcarán nuevas pautas:

  • Priorización de la Ciberseguridad y Resiliencia de Sistemas Informáticos en un contexto creciente de ‘trabajo en remoto’.
  • Análisis de Automatización de Procesos, Tareas y Soluciones para aminorar el volumen de trabajadores ‘on-site’, resultado de las leyes de cuarentena promulgadas por los respectivos Gobiernos (ciertos agentes habían iniciado esta transición, muchos más se ven apremiados a dar este paso).
  • Revaluación continuada del Riesgo Económico-Financiero. El aprendizaje derivado de esta crisis va a apuntalar la disciplina de revisión dinámica del Business Case asociado a cada Contrato. Big Data/Data Analytics, con claros propósitos de estimación y control de Costes, será un factor predominante.

Entendemos que nuestra propuesta de valor, en dicho contexto, juega a favor de nuestra rápida implantación en el AEC post-COVID19. Lo que era una necesidad indudable -Tecnología soporte a AEC para la optimización de Contratos de Ejecución-, pero que no acababa de abordarse con solidez (por la idiosincrasia de un sector ‘conservador’), se ha convertido en un imperativo máximo para todos los ‘players’ de esta industria, independientemente de su posición en la Cadena de Valor del sector (Promotores, Inversores, Gobierno, Contratistas y Subcontratistas, Proveedores, etc.)

De cualquier forma, aclaramos al lector que la industria AEC es muy amplia, integrada por segmentos con características distintivas (Edificación -Residencial, Comercial, Industrial-; Obra Civil; Obra Industrial; etc.) y, por tanto, su comportamiento en tiempos de crisis es bien distinto. La versatilidad de C2B, en cuanto a que su propuesta de valor se acomoda perfectamente a Clientes potenciales en cualesquiera de dichos segmentos, refuerza nuestra confianza en un rápido asentamiento de nuestro producto.

Sabemos que en plena crisis del COVID19, los contratos de construcción al abrigo de las Administraciones Públicas (Estado, Autonomías y Local) tendrán un mayor grado de protección – continuidad, certidumbre, predictibilidad- que los contratos de promoción privada. Estamos pendientes de la permeabilidad de los paquetes de estímulo anunciados, es decir, su llegada a los agentes ‘medianos’, la base de la industria. Hoy es imposible predecir el número de empresas medianas que morirán en esta crisis y cuáles sobrevivirán (vaticinamos un nuevo impulso a la concentración empresarial). Sí sabemos que los contratos de infraestructuras críticas seguirán tan vigentes como siempre, por necesidades vitales de nueva dotación y de mantenimiento, conservación y rehabilitación de activos en economías maduras.

Nuestra impresión es que los objetivos estratégicos no serán sacrificados por las medidas de austeridad.

Nuestra propuesta de valor tiene más sentido que nunca, hoy en tiempos de crisis del COVID19, cuando la fuerza humana, laboral, es alejada de los centros de trabajo por motivos de emergencia sanitaria. Creemos que no pocos agentes de la industria optarán por soluciones como la nuestra, aprendiendo rápidamente de la adopción de estas soluciones tecnológicas de Construcción (#ConTech), pues la productividad debe ser garantizada igualmente sin el factor humano.
Vemos un AEC post-COVID19 en el que la necesidad de ‘reimaginar’ procesos, tecnologías y el papel de los profesionales para adecuarse a un nuevo escenario competitivo, será el común de los actores supervivientes a esta crisis. ‘Insight’ (asimilación, comprensión) y ‘foresight’ (pronóstico, proyección) son los dos frentes abiertos en la industria, y en ellos nuestra propuesta de valor es una pieza fundamental. Es cierto que la crisis ha destapado vulnerabilidades que ya intuíamos, pero, más cierto todavía es que, se abren muchas oportunidades de mejora en los modelos de negocio, que apuntan a la optimización de recursos/costes y a la flexibilización para el cumplimiento de objetivos.

Percibimos que esta parada de la actividad industrial (cuyo plazo podría estar entre 3meses y 1 año) significa una oportunidad única de ‘reorganización’ del sector AEC, que puede ser entendida como ‘transformación’ de una industria caracterizada por arrastrar estructuras anticuadas a la era de la digitalización y la descentralización (del modo ‘análogo’ al modo ‘digital’). Además, el fondo de capital riesgo ha ‘levantado’ 7 billones de euros recientemente -sin opción de devolución-, por lo que, pasada la tormenta (agosto-septiembre, 2020) presenciaremos la ejecución de numerosas operaciones, no pocas alineadas con #ConTech.

Por lo tanto, auguramos un futuro prometedor a corto y medio plazo en materia de inversión en Tecnologías de Construcción con la finalidad de mejorar la productividad (estancada en niveles muy reducidos, 4%-6%) en entornos de escasez de profesionales (personas). Vemos al final de esta transición las siluetas de AI (Artificial Intelligence) y ML (Machine Learning), un ecosistema de soluciones tecnológicas al que C2B contribuye con su propuesta de valor (planteamos, en nuestro despliegue como ciclo de vida de producto, un desarrollo intermedio orientado a ‘gestión predictiva’ basado en ML). Sabemos que las aplicaciones de AI y ML en AEC dependerán de la disponibilidad y calidad de datos para garantizar una efectiva toma de decisiones, vinculadas a los Contratos de Proyecto y Obra. La consolidación de BIM en esta industria es nuestro gran aliado, y es una realidad innegable.

Somos conscientes de que la industria AEC es intensiva en gestión documental y de reporte. Gestionar un Proyecto de Construcción, a lo largo de todo su ciclo de vida, es un ejercicio continuada de ‘Conocimiento’ y ‘Gobierno’. Nuestros gestores demandan rapidez, lenguaje simbólico, estructuración visual, etc., para digerir y comprender la información disponible y actuar en consecuencia. La automatización de tareas de seguimiento, monitorización, control y reporte va a llegar a niveles impensables hace 10 años, y a ello queremos contribuir con nuestra propuesta.

Hemos ideado una solución que, aun sirviendo eminentemente al Negocio, piensa también en aquellos técnicos (Operaciones) que deban interactuar con nuestro producto en el marco de los flujos de trabajo on-site. Por ello, hemos diseñado un producto muy intuitivo, con una curva de aprendizaje muy corta, que invita a su rápida adopción y uso práctico, evitando que los profesionales ‘a pie de Proyecto’ retornen a sus procedimientos del pasado, de perfil artesanal, aunque familiares para ellos.

En conclusión, independientemente de lo que el futuro depare para la industria AEC, tenemos la plena certeza de que camina, en tiempos COVDI19 y postCOVID19, hacia el ‘Dato’ como activo estratégico en Contratos y Servicios asociados al sector Construcción. Por lo tanto, vaticinamos una segura ‘digitalización’ y ‘automatización’, de las que vamos a ser activos contribuyentes, pues nuestra propuesta de valor parte de un convencimiento pleno en el potencial de la Tecnología para dinamizar una industria tradicionalmente estática. Hoy ya, en el presente, la oferta de C2B se está viendo impulsada no sólo por decisiones de Coste y Plazo -cruciales, por otra parte-, sino también por los nuevos ‘drivers’ ya entrantes en el sector: construcción modular, impresión 3D, prefabricación, perfeccionamiento de los sistemas HVAC (calidad de aire -coronavirus-), BIM como requisito legal ineludible (saltando del ‘clásico’ BIM3D al BIM7D), Big Data, AI & ML, Blockchain y Contratos, remodelación de una infraestructura envejecida (no sólo nuevos desarrollos), etc.